domingo, 24 de abril de 2011

(Perros Callejeros) Siempre tengo un windsor entre las piernas

Veinte años: un Madriz en agosto entre las piernas. Y

dos decepciones

y diez

intentos y

cuatro ojos

y diecinueve

manos -nueve pares

y medio de manos- y

un Madriz

en agosto

entre las piernas,

un incendio entre las piernas y

tú y

medio incendio que me queda entre las piernas

solamente

después

de veinte años y de ti.

Qué pronto tan poco incendio.

________________________________________________________
De Judit, más en catastrophe-with-a-muffin.blogspot.com

9 comentarios:

Helenaconh dijo...

me ha gustado esta chica

Erev dijo...

¿Y cómo se apaga tanto incendio?
Genial.

Velero dijo...

El Windsor, la burocracia y las llamas siempre tienen un sitio entre las piernas, su sitio.

J. dijo...

Qué grandes sois, cánidos. Muchas gracias (:

Diego Volianihil dijo...

Gracias a ti.
El incendio del Windsor me trae muy buenos recuerdos -el incendio, básicamente- y me ha gustado mucho la cadencia de tu poesía.

BaBel dijo...

un cierre brutal!

Beatriz Rojo dijo...

Me gusta.

Eva R. Picazo dijo...

ya comenté pero no sale, cosas del móvil supongo, me gusta sí, distinto, fuerte....

Pez Susurro dijo...

arde.

y me gusta.