viernes, 8 de abril de 2011

Después de él, la carne


Y encima de la mesa no quedaba nada: un filete putrefacto para compartir el resto del mes. Y eso me recordó la primera vez que me miraste a los ojos y me mordiste el labio y fuimos a la feria y comimos algodón dulce. Después de eso:nada. La tómbola cerrada y la tienda cerrada y puedes coger lo que queda de mí, pero llévatelo pronto.
Por qué tuviste que hacerlo?
¿El qué?
Abrir el gas y dejarnos dentro.
Ya estábamos muertos.
No, todavía no.
¿No sientes ahora la tranquilidad de las cosas?Deberías de darme las gracias.
Ya no siento nada. Enhorabuena.
Después de él ya no queda nada, un filete putrefacto si acaso, una mancha en el mantel y un montón de días inacabados, inexactos e imposibles.

11 comentarios:

Mariette dijo...

Qué calladitos están todos.


Me ha gustado. Quizá contraste un poco con el resto de escritos porque es más suave. Aún así, es un buen trabajo.

El hombre de Alabama dijo...

Menos mal que aún no he desayunado. Y viendo la hora...

Diego VOLIANIHIL dijo...

Muy sugerente, la soledad de la muerte (o del plato, o de la carne, o del recuerdo de la feria, o de los dos) expuesta de este modo.
Muy muy bien, esto va muy bien.

BaBel dijo...

Por qué tuviste que hacerlo?
¿El qué?
Abrir el gas y dejarnos dentro.

-KtaStRoF- dijo...

carne cruda...a mi no me parece tan suave,
lo del gas es mortal.
me ha dado un nosequé al leer el final...

besoos!

Néctar de lluvia dijo...

Lo del gas fue fuerte, hacernos los muertos ganando tiempo cuando todavía no lo estamos.

Layla dijo...

en casi todo lo que te leo me da la sensación de que hay algo violento y brutal, pero latente, como si fuese a estallar de un momento a otro... sabes crear la sensación, la atmósfera..

Beatriz Rojo dijo...

Uf. Ese ya estábamos muertos....Lo que consigo desprender del texto. Me gusta. Opino como Layla, el texto lleva una calma muy intranquila, casi amenazante...

José dijo...

Ya no siento nada. Enhorabuena.
Después de él ya no queda nada, un filete putrefacto si acaso, una mancha en el mantel y un montón de días inacabados, inexactos e imposibles.

fuerte.

visita mi blog :)

saludos

M.Samsa dijo...

Ana es una princesa del gore sutil.
Me quedo con las mismas líneas que Bel. ;)

Pez Susurro dijo...

no me deja respirar...